Esta web utiliza cockies propios y de terceros para optimizar y adaptarse a su navegación y preferéncias, además de otras tareas. Si continua navegando entenderemos que accepta nuestra Política de privacidad.

Acepta Más información
n° visitas: 36890   |    |  Aviso legal
portada
Volver.  


EL REALISMO COMO CONCEPTO

Pintar es el compromiso de transmitir objetivamente la información visual, y en mi opinión, sólo se transfiere una cominicación creíble cuando se transfiere de forma figurativa.

Nunca sobran elementos para mostrar la realidad, cianto más compromiso hay con el objeto, más se reconoce su propio valor y así aumenta la dificultad hacía la solución formal del cuadro.
Es este elevado grado de dificultad el que siempre me ha atraído a entablar una contínua lucha por superarla mera descripción fotográfica, intensificando la complejidad organizativa objetual y lumínica, hacia la dirección de la única sinceridad posible en el arte.

El arte es un modo de conocimiento y apropiación de la realidad y es en la pintura realistadonde reside esencialmente esta verdad. Una verdad-arte que no consta únicamente de un fragmento de realidad, un tema o una única composición, sino de un complejo organismo multirrelacionado que intenta la más alta aproximación posible a las configuraciones naturales del entorno, con contenidos que se organizan mediante el instrumento formal, que es el cuadro descriptivo de imágenes concretas, capaces de acceder a la comprensión por parte de la misma sociedad involucrada en la formulación, claramente receptiva de la iconografía reductora del contraste entre la representación y lo representado, remitiendo inequívocamente a la realidad.

Así, el fundamento básico de mi pintura -el realismo como concepto- puede definirse como el hacer inteligible, mediante una formalización clara, la experimentación de la vida inherente a la necesidad de belleza y hamonía.


ALBERT SALA
2001